29 de noviembre de 2017

¿Y si tomás colágeno?..

El Síndrome de Ehlers-Danlos (SED) reúne a un conjunto de enfermedades genéticas y hereditarias, producidas por mutaciones (alteraciones), ya sea en genes que codifican diferentes tipos de colágeno (una proteína fibrosa, resistente, que tiene un rol esencial en la cohesión, robustez y elasticidad de los tejidos corporales), o en genes que codifican otras proteínas que interactúan con el colágeno.

Dado que el problema en el SED se relaciona con una falla que, directa o indirectamente afecta el colágeno, y que lleva a una mayor elasticidad y fragilidad generalizada de los tejidos, podríamos suponer que agregándole colágeno a nuestro cuerpo mejoraríamos al menos algunos de nuestros síntomas. 
Te habrá pasado más de una vez (¡a mí me sucedió muchas veces!) que al comentarle a algún amigo o familiar que tenés una enfermedad "que afecta el colágeno", entre las sugerencias de tratamiento que recibís, te dicen: “¿Y si tomás colágeno?”.


Algo que hay que destacar es que –en general- el problema en el SED no es que “falte” colágeno, sino que está afectada la morfología y la fortaleza de las fibrillas que lo forman. Y esto viene “de fábrica”; es decir, nacemos con este problema. Dije que en general este es el problema, porque hay ciertas excepciones: por ejemplo, en el SED clásico, sí hay una reducción en la cantidad de un tipo particular de colágeno; el colágeno tipo V, que está presente en pequeñas cantidades en varios tejidos (y el colágeno tipo V se reúne con el colágeno tipo I para formar fibrillas). 
Lo cierto es que, a la fecha, no existe manera de modificar ese colágeno que "trae una falla de fábrica"; ingerir colágeno no va a modificar esa falla a nivel genético que provocó nuestra enfermedad.

Y también es interesante que, como explica Roi Cal Seijas. (Licenciado en Farmacia) en la nota "El secreto de los suplementos de colágeno", todo el colágeno que existe en nuestro cuerpo ha sido creado en nuestras células; ni una sola fibra de colágeno se obtiene a través de la dieta.

Aún si hiciéramos caso omiso de estas advertencias y decidiéramos ingerir colágeno, primero deberíamos saber cómo se obtiene el colágeno que se comercializa, con qué fines podríamos ingerirlo, y claro, qué evidencia existe de que funcione.

Por lo que he podido leer, los tipos de colágeno que se comercializan (o al menos los más frecuentes) son el colágeno tipo I y tipo II, ya sea en forma no hidrolizada o hidrolizada. La diferencia entre estas dos formas es que en la primera, el colágeno conserva su estructura original (y es una molécula de gran tamaño, con su triple hélice intacta) y en la segunda, el colágeno se somete a un proceso que lo fragmenta en porciones más pequeñas (que supuestamente son más asimilables).


Colágeno hidrolizado


El hidrolizado de colágeno (o colágeno hidrolizado) es un nutracéutico, compuesto por una mezcla de aminoácidos, péptidos y polipéptidos con peso molecular máximo de 5.000.

¿Cómo se obtiene el colágeno hidrolizado?


El colágeno hidrolizado se obtiene a partir de tejidos biológicos animales, como piel, huesos, espinas, escamas, de origen porcino, vacuno, de pollo, de pescado, etc.

Para que el colágeno nativo pase a ser un nutriente proteico asimilable es necesario someterlo al proceso de hidrolización (que es un procesado del colágeno nativo mediante cocción o tratamiento con ácidos o álcalis, los cuales consiguen una separación de cada una de las 3 cadenas polipeptídicas de tropocolágeno), y posteriormente se realiza una hidrólisis avanzada.

Tras la separación de las cadenas polipeptídicas de tropocolágeno, éstas son fragmentadas en segmentos más pequeños, utilizando productos químicos (hidrólisis química) o enzimas proteolíticas (hidrólisis enzimática).

Algunos usos del colágeno hidrolizado


Según señalaba la Dra. Barbara Siminovich-Blok  en una charla (Integrative Health (IH) modalities for managing pain in Ehlers-Danlos related symptoms) que brindó para EDS NYC (Ehlers-Danlos in New York), el colágeno se ha utilizado/se utiliza en diferentes contextos; algunos de ellos son:
  • Colágeno tipo II para la artritis reumatoide
  • Colágeno hidrolizado tipo II para la osteoartritis 
  • Cirugía plástica
  • Injertos óseos
  • Regeneración de tejidos
  • Cirugías reconstructivas
  • Usos en el manejo de cicatrices

La Dra. Siminovich-Blok destacaba en su charla que no se han realizado estudios exitosos con suplementación con colágeno en el SED.

¿Qué sucede cuando consumimos colágeno?


Para explicar esto, voy a recurrir a la nota “El secreto de los suplementos con colágeno” que cité anteriormente. En ella, el Lic. Roi Cal Seijas nos explica que la absorción del colágeno es casi completa, sin embargo su biodisponibilidad es nula, y que tenemos que tener este concepto claro, porque los fabricantes de colágeno intentan confundirnos con estos dos términos. 
La biodisponibilidad es la fracción de una dosis administrada de fármaco inalterado que llega al flujo sanguíneo. El colágeno no llega inalterado a circulación sistémica, sólo llegan los aminoácidos que lo componen (o pequeños péptidos en todo caso). 
Si estos productos tuvieran alguna propiedad beneficiosa, tendría que ser consecuencia de alguno de los aminoácidos que lo forman, pero no del colágeno en sí mismo.

Roi Cal Seijas explica que las proteínas no se absorben íntegramente en el sistema digestivo fundamentalmente por dos razones: 
1) son demasiado grandes para atravesar el epitelio intestinal y
2) (la más importante), proteínas extrañas de otros organismos pasarían a nuestro organismo, realizarían funciones fuera de control y desencadenarían respuestas inmunológicas. 
Por ello es necesario romper las cadenas de proteínas en sus componentes fundamentales (aminoácidos y pequeños péptidos) que sí pueden ser absorbidos para posteriormente ser utilizados en la síntesis de nuevas proteínas.

¿Es necesario ingerir colágeno en la dieta?


Roi Cal Seijas nos responde que no, en absoluto. Para sintetizar todas tus proteínas el organismo sólo necesita ingerir sus componentes fundamentales: los aminoácidos. Ni siquiera es imprescindible que estén todos presentes, a tu cuerpo le alcanza con tener la suficiente cantidad de los llamados aminoácidos esenciales.

¿El colágeno ayuda con los síntomas de alguna enfermedad?


Buscando información sobre la ingesta de colágeno, en el sitio web de Arthritis Research UK encontré esta pregunta, enviada por una persona con artritis:
"¿Debería tomar colágeno para ayudarme con el dolor de la artritis? En ese caso, ¿Qué tipo de colágeno sería útil? ¿Tiene efectos secundarios? ¿Interferirá con otros medicamentos? ¿Existen beneficios con la ingesta de colágeno? Muchos sitios web promocionan diferentes productos, pero no brindan ningún hecho concreto."
La siguiente respuesta fue brindada el Dr. Philip Helliwell (reumatólogo), tanto en el sitio web de Arthritis Research UK, como en la edición de invierno de 2007 de la revista de Arthritis Research UK (Arthritis Today):
"Si tenés artritis, el tratamiento va a diferir dependiendo del tipo; por lo tanto, sería conveniente realizar una consulta con un médico clínico. Hace algunos años hubo una ráfaga de investigación en la que se trató a la gente con artritis reumatoide con colágeno oral. Dado que el colágeno se encuentra en las articulaciones, y dado que en la artritis reumatoide el cuerpo ataca las articulaciones, se esperaba que el cuerpo pudiera dejar de destruir su propio colágeno tomándolo en forma oral. De hecho, esto pareció funcionar en experimentos con animales, pero no lo hizo tan bien en humanos adultos. El colágeno que podés ver promocionado ahora orientado a todos los tipos de artritis se supone que funciona de manera diferente – brindando nutrición al revestimiento de las articulaciones – pero no he visto evidencia científica que apoye estas afirmaciones. Además, no creo que sea probable que cualquier proteína, como el colágeno, tomada por vía oral, sea completamente digerida y absorbida como colágeno, sino como sus partes componentes. Una dieta saludable brinda el mismo efecto."

Roi Cal Seijas (el Lic. en farmacia que cité anteriormente) explica que la mayoría de los estudios publicados sobre la suplementación oral con colágeno para tratar el dolor osteoarticular le otorgan alguna clase de beneficio… sin embargo, si excluimos de la revisión todos los estudios con conflicto de intereses el tema cambia, ya que la mayoría de ellos están hechos por los propios fabricantes de estos suplementos. Otros carecen de un tamaño de muestra adecuado, usan escalas ambiguas y muy subjetivas para evaluar el beneficio, sacan conclusiones que no se sostienen o carecen de grupo de control. 

Es por ello, dice Roi Cal Seijas, que no se puede afirmar que los suplementos de colágeno cuenten con evidencia científica suficiente. Al menos tampoco han convencido a la EFSA (Agencia Europea de Seguridad Alimentaria) que no permite hacer menciones o atribuir propiedades saludables a estos productos. Es por ello que se ven obligados a añadir otros productos como magnesio, cinc, vitamina C, que sí tienen autorizadas diversas menciones a propiedades saludables.

Algunos ejemplos de estudios “no tan objetivos”:


Effect of collagen hydrolysate in articular pain: A 6-month randomized, double-blind, placebo controlled study”:


En este estudio comparativo, aleatorizado, doble ciego, se evaluó la eficacia y seguridad de un suplemento alimentario hecho de colágeno hidrolizado 1200mg/día versus un placebo durante 6 meses, en personas con dolor articular en las extremidades inferiores y superiores o en la columna lumbar. Se trató de 200 pacientes de ambos géneros con al menos 50 años de edad, con dolor articular evaluado como ≥30 mm en la escala visual analógica (EVA).

A los 6 meses, la proporción de personas que registraron una mejora con el tratamiento, de acuerdo a la escala EVA fue significativamente mayor en el grupo con colágeno hidrolizado (51.6%) comparado con el grupo de tomó el placebo (36.5%) (p < 0.05). Sin embargo, no hubo diferencias significativas entre los dos grupos a los 3 meses (44.1% vs. 39.6%, p = 0.53). 

Los autores concluyen que este estudio sugiere que 1200mg/día de colágeno hidrolizado podría aumentar la mejora de los pacientes en al menos un 20% en la escala EVA, comparados con el placebo. Los autores destacan que se necesitan más estudios para confirmar el interés clínico en este suplemento alimenticio.

Nota: Este estudio fue subvencionado por Nutraveris, que desarrolla productos nutracéuticos, y además es citado por Genacol, una empresa que fabrica varios productos herbales (entre ellos, colágeno hidrolizado).

A randomized Controlled Trial on the effects or Oral Collagen Treatment on the Medial Knee Joint Space and Functional Outcome among Veterans Memorial Medical Center Patients Diagnosed wirh Osteoarthritis of the Knee


En este caso, 113 pacientes diagnosticados con osteoartritis de rodilla fueron asignados al azar a dos grupos. 55 pacientes recibieron colágeno oral hidrolizado, 400mg/cápsula, 3 veces por día. 58 pacientes recibieron un tratamiento convencional con con AINEs (aceclofenac), 100mg/tableta dos veces por día durante 5 días, y luego cuando fuera necesario por el dolor. A ambos grupos también se les recetaron analgésicos tópicos en gel (ketprofeno) aplicados dos veces al día en la medida en que lo necesitaran para el dolor, y fisioterapia tres veces por semana durante dos semanas. El seguimiento de los pacientes se realizó una vez por mes.

Los autores señalan que los pacientes del grupo que recibió colágeno tuvieron puntajes significativamente menores en la escala usada para medir la sintomatología de la osteoartritis de rodilla. Los pacientes del grupo que recibió AINEs no registró cambios en su puntaje en la escala de evaluación de la osteoartritis de rodilla, aunque no encontraron diferencias significativas en el espacio medio de la rodilla medido al momento de comenzar el estudio y al finalizar le mismo 6 meses después. Los autores concluyen que la administración de 1200mg de colágeno hidrolizad diariamente durante un período de 6 meses tiene un impacto beneficioso sobre los díntomas de dolor y función articular en pacientes con osteoartritis de rodilla.

Nota: Los autores del estudio agradecen a diferentes compañías farmacéuticas (Transfarma Phillippines Inc, One Pharma Company Inc, por brindarles las dosis iniciales de AINEs para el estudio, y a JCS Pharmaceuticals Inc, otra empesa farmacéutica, por proporcionarles las tabletas de colágeno (marca comercial “Genacol”) para el estudio.


Effect of Collagen Hydrolysate as Adjuvan Treatment to Excercise por Knee Osteoarthtitis” 


Participaron 109 personas de 50 o más años, mujeres y hombres, con dolor de rodilla de al menos un mes de duración,.56 pacientes tomaron 3 cápsulas por día de colágeno hidrolizado (400mg/cápsula) durante 6 meses, y un grupo control de 53 personas tomó un placebo. Ambos grupos entraron en un programa de ejercicios para realizar en su casa. 

El grupo al que se le asignó el colágeno tuvo un cambio promedio significativo en ka abrasión del cartílago de la porción central y meidal del cartílago articular troclear y una reducción en la protrusión del menisco lateral. NO hubo diferencias significativas en el grosor del cartílago, en su claridad, ni hubo otros hallazgos en los tejidos blandos. Un análisis en un subgrupo de pacientes que no adhirió al programa de ejercicio regular mostró que en el grupo que consumió colágeno hidrolizado hubo un descenso significiativo del dolor. Hubo un aumento significativo en el grosor del cartílao en la porción central del cartílago troclear. Los puntajes de claridad del cartílago fueron significativamente mejores en las porciones lateral y central del cartílago articular en el grupo que consumió colágeno.

Los autores concluyen qe el colágeno hidrolizado, junto con ejercicio puede ayudar a disminuir el dolor, mejorar la función articular genera, y producir modificaciones estructurales en pacientes con osteoartritis. En quienes no adhirieron al programa de ejercicios regular, la ingesta de colágeno hidrolizado redujo significativamente el dolor y mejoró las características del cartílago en comparación con el placebo.

Nota: este estudio fue subvencionado por JCS Pharmaceuticals (una empresa que fabrica varios productos herbales, entre ellos, el colágeno Genacol utilizado en el estudio).

Algunos ejemplos de estudios, más objetivos:


Veamos la evidencia que nos brinda Arthritis Research UK del Reino Unido, en su reporte de 2011, titulado “Complementary and alternative medicines for the treatment of rheumatoid arthritis, osteoarthritis and fibromyalgia". En este reporte se analiza la evidencia científica sobre el uso de muchas hierbas medicinales y suplementos dietarios (entre ellos, el colágeno) para el tratamiento de la Osteoartritis, la Artritis Reumatoide y/o la Fibromialgia.

El colágeno ha sido evaluado solamente para el tratamiento de la artritis reumatoide y de la osteoartritis. Con respecto a los ensayos sobre la Osteoartritis, cuatro compararon el colágeno con un placebo, y uno lo comparó con glucosamina más sulfato de condroitina:

  • Ensayo 1. Se seleccionaron al azar 81 pacientes para recibir tabletas con un placebo, o una de 3 preparaciones con gelatina (colágeno hidrolizado). Los participantes en los grupos con tratamiento activo se evaluaron diariamente con 10g de cada producto de gelatina (0.5g cada tableta) durante dos meses.
    Las tres preparaciones con gelatina fueron significativamente superiores con respecto al placebo en la reducción del dolor al final del período de prueba, pero no produjeron ningún cambio radiológico o de laboratorio.
    El efecto secundario más frecuente fue la pesadez en el estómago. 
  • Ensayo 2. Incluyó 389 pacientes con osteoartritis de 20 lugares del Reino Unido, EEUU y Alemania. A los pacientes se les asignó aleatoriamente 10g de colágeno hidrolizado o tabletas placebo durante 24 semanas.
    El colágeno hidrolizado fue relativamente bien tolerado, pero no tuvo efectos significativos en la reducción del dolor y en la mejora de la función física en el grupo total.
    Hubo un efecto beneficioso en participantes que tenían síntomas severos a comienzo del estudio.
  • Ensayo 3. 250 personas con osteoartritis primaria de rodilla fueron asignados al azar para recibir, ya fuera 10g de colágeno hidrolizado, o un placebo, diariamente durante 6 meses Quienes recibieron colágeno mostraron una mayor reducción del dolor. Los efectos secundarios más frecuentes fueron migrañas, cefaleas y efectos gastrointestinales.
  • Ensayo 4. Incluyó 29 personas con osteoartritis entre moderada y leve de rodilla. Los participantes recibieron una formulación con colágeno (Fortigel®) o un placebo, durante 24 semanas. No hubo diferencias en el dolor registrado, en la rigidez, en la funcionalidad o la caminata al final del estudio.
  • Ensayo 5. En un ensayo aleatorizado controlado, a 52 participantes cuyas rodillas estaban afectadas por la enfermedad, se les administró 10mg de colágeno bioactivo desnaturalizado tipo II, o hidrocloruro de glucosamina y condroitín una vez al día durante 3 meses. No hubo diferencias en el dolor o los puntajes funcionales a lo largo de los 3 meses del ensayo; sin embargo, hubo diferencias en algunos puntos que favorecieron al grupo que ingirió colágeno, cuando la funcionalidad se midió de una forma diferente. No hubo diferencias en la proporción de efectos secundarios registrados entre ambos grupos.

Conclusión del reporte de Arthritis Research UK sobre el uso del colágeno:


"El colágeno es un suplemento nutricional extraído de materiales animales o de pescado. Puede comprarse en farmacias y en comercios de productos naturales en la forma de cápsulas. El colágeno es rico en aminoácidos que tienen un papel importante en la construcción del cartílago articular. También se ha sugerido que podría tener efectos antiinflamatorios, aunque la manera en que esto funcionaría no se comprende claramente.
Los ensayos sobre el rol del colágeno para tratar la osteoartritis son escasos y han brindado resultados contradictorios."

Advertencias sobre la ingesta de colágeno


Roi Cal Seijas (el Lic. en Farmacia ya citado) agrega que, aunque en general estos suplementos son seguros (siempre que se respeten las cantidades aconsejadas), habría que tener especial cuidado en pacientes con insuficiencia renal o con cualquier otra patología que precise restringir el consumo de proteínas. Algunos de estos suplementos contienen vitamina K, que puede interaccionar con anticoagulantes antagonistas de la vitamina K como el acenocumarol (Sintron).

------------------------------------------

Con toda esta información, surgen varios puntos a tener en cuenta:

  • No se han realizado estudios evaluando los efectos de la ingesta de colágeno en personas con SED. 
  • Ingerir colágeno no va a cambiar el hecho de que el colágeno en el SED está constituido de manera diferente. 
  • En cuanto al tratamiento del dolor o de la funcionalidad (es decir, la capacidad de desenvolverse en la vida diaria), los estudios realizados en personas con osteoartritis (que puede asociarse al SED) no permiten afirmar que sea un tratamiento eficaz. 
  • Como todo suplemento dietario, su comercialización no está regulada, y no carece de efectos secundarios.

Recordemos que SIEMPRE debemos consultar con el médico ANTES de tomar medicamentos de venta libre, suplementos dietarios y hierbas medicinales!!!

Ale Guasp

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Entradas populares: