25 de octubre de 2016

Síntomas gastrointestinales en estudiantes universitarios con y sin Síndrome de Ehlers-Danlos tipo Hiperlaxitud

Este es un resumen del artículo The association between Ehlers-Danlos syndrome—hypermobility type and gastrointestinal symptoms in university students: a cross-sectional study, publicado en Septiembre de 2016 por AFikree, R. Aktar, J.K. Morris, R. Grahame, C.H. Knowles y Q. Aziz en la revista científica Neurogastroenterology & Motility.

Se ha establecido que las personas con Síndrome de Ehlers-Danlos tipo Hiperlaxitud (SED-H) tienen una mayor prevalencia de síntomas gatrointestinales (GI), en particular reflujo y dispepsia. 
Se reconoce que los problemas autonómicos (relacionados con la desregulación del sistema nervioso autónomo), el uso de medicamentos opioides (para el dolor crónico), algunos factores psicopatológicos (relacionados por ejemplo con la ansiedad y la depresión) y las patologías asociadas al dolor crónico (por ejemplo, el dolor de espalda, el dolor pélvico, la fibromialgia), que son frecuentes en el SED-H, están asociados a la presencia de síntomas GI. 
En estudios realizados en pacientes con y sin SED-H en centros de salud especializados en gastroenterología, se demostró que todos estos factores eran prevalentes en los pacientes con SED-H y que la presencia de síntomas GI tenía interdependencia con el dolor crónico y con los síntomas autonómicos. Por ello, no está claro si los síntomas GI en el SED-H se asocian directamente con el problema subyacente en el tejido conectivo, o si son consecuencia de estos factores.

Créditos de la imagen: Freepik
Una población de personas no diagnosticadas con SED-H (es decir, en la que puede haber personas que padezcan esta enfermedad -sin saberlo- y personas sanas) teóricamente debería tener menos factores de confusión (es decir, factores que distorsionan la medida de la asociación entre dos variables) que los pacientes que se estudian en centros de salud especializados

El objetivo principal de este estudio fue comparar la prevalencia de síntomas GI y extra intestinales en estudiantes universitarios (en un grupo de personas no seleccionadas en centros de salud), con y sin SED-H, para determinar si esos síntomas están presentes en personas con SED-H que no buscan atención médica. 
Los objetivos secundarios fueron: determinar si la presencia de síntomas GI era independiente de los factores extra intestinales, y examinar el efecto del SED-H en la calidad de vida.

Para seleccionar a los participantes de este estudio, los investigadores enviaron por mail el Cuestionario para Identificar la Hiperlaxitud a estudiantes universitarios -no seleccionados previamente- de la Universidad Queen Mary de Londres. 
Los estudiantes hiperlaxos y no hiperlaxos (identificados con el cuestionario) que estuvieron de acuerdo en continuar participando del estudio, fueron sometidos a una evaluación posterior, que confirmó o descartó el diagnóstico de SED-H
Luego, los investigadores utilizaron cuestionarios para evaluar sus síntomas gastrointestinales, somáticos, el dolor y los síntomas autonómicos, los síntomas psicopatológicos y la calidad de vida. 
Se compararon los resultados obtenidos entre los estudiantes con y sin SED-H.
En el estudio se incluyeron 74 personas con SED-H (edad promedio: 21.0 años, 53% mujeres) y 88 personas sin SED-H (edad promedio: 21.5 años, 65% mujeres). 

Los resultados de esta investigación indicaron que los estudiantes con SED-H tenían mayor probabilidad de tener múltiples síntomas GI, en particular saciedad postprandial y saciedad temprana, y más síntomas autonómicos y somáticos, pero no síntomas psicopatológicos. 

La asociación entre el SED-H y los síntomas postprandiales (es decir, síntomas que aparecen luego de ingerir alimentos) dependía de factores autonómicos (es decir, de factores relacionados con la Disautonomía), pero era independiente del dolor y de los síntomas psicopatológicos. 
Los puntajes en la calidad de vida relacionados con el dolor estaban reducidos en el grupo con SED-H.

Resulta interesante que los puntajes de ansiedad y depresión no estaban aumentados en los estudiantes con SED-H, lo que contrasta con hallazgos realizados en un estudio anterior (1), que mostraron que existía una asociación entre el SED-H y la ansiedad (incluso en personas que desconocían su diagnóstico de SED-H al momento del estudio), y que el SED-H es un predictor de la ansiedad a futuro.
Los investigadores explican que estas diferencias entre los resultados de ambos estudios podrían deberse a la edad: en el estudio previo, la asociación entre el SED-H y la ansiedad solo se observó cuando las personas con SED-H tenían entre 30 y 40 años. Los estudiantes en este nuevo estudio eran sustancialmente menores (edad promedio: 22 años), y la ansiedad podría no haberse desarrollado todavía. 

A pesar del aumento en la prevalencia de síntomas gastrointestinales y extra intestinales en las personas jóvenes con SED-H, sus puntajes en la calidad de vida no relacionados con el dolor fueron comparables, si no mejores, que los de los estudiantes sin SED-H. Esto contrasta con los hallazgos de varios estudios, en los que la combinación de SED-H y múltiples síntomas extra articulares se asociaba con trastornos severos en la calidad de vida. Esto podría sugerir que en un estadio temprano los individuos con SED-H tienen estrategias de afrontamiento relativamente buenas, a pesar de la presencia de un aumento en sus síntomas. El diagnóstico temprano del SED-H podría entonces permitir intervenciones antes de que se establezcan las numerosas discapacidades, preservando potencialmente la calidad de vida y el estado funcional.

Los investigadores señalan que la asociación descripta previamente entre el SED-H, la dispepsia, el dolor y los síntomas autonómicos en pacientes, también está presente en los grupos de personas sin diagnóstico de SED-H, y que es necesario realizar estudios adicionales para explorar el rol etiológico del tejido conectivo en los síntomas gastrointestinales y extra gastrointestinales, ya que, a la fecha, el origen de los síntomas gastrointestinales en el SED-H no se comprende por completo:

  • Una hipótesis propone que los síntomas gastrointestinales en el SED-H están influenciados por los síndromes de dolor coexistentes, o por el uso de opioides (que se sabe se asocian con la presencia de síntomas gastrointestinales en estudios realizados con pacientes y en personas sin diagnóstico).
  • Otra hipótesis propone que la Disautonomía subyacente conduce a hipersensibilidad visceral y somática, que entonces da como resultado síntomas GI y somáticos.
  • Una tercera posibilidad es que los pacientes con SED-H tengan un problema con el procesamiento neuronal, que podría explicar sus síntomas autonómicos y GI.
    Se ha registrado evidencia de neuropatías de fibras pequeñas y de polineuropatías axonales en pacientes con SED-H.
    En el tracto gastrointestinal, la localización de los componentes del tejido conectivo, en yuxtaposición con el plexo mientérico del tracto GI, es ideal para influenciar el funcionamiento neuromuscular del intestino. Además, estudios recientes con células madre en animales han demostrado que el colágeno es fundamental en la capacidad de las células progenitoras neurales entéricas (intestinales) para diferenciarse en neuronas y glía, apoyando la noción de que el tejido conectivo está involucrado en el desarrollo del sistema nervioso entérico. Por ello, existe evidencia que apunta hacia un rol del tejido conectivo influenciando la función neuromuscular gastrointestinal, y esto merece investigaciones adicionales.

Las conclusiones de este estudio son las siguientes:

Se demostró que más del 40% de los estudiantes universitarios con SED-H que participaron en la investigación tenían regularmente síntomas gastrointestinales, y que existía una asociación entre el SED-H y la dispepsia en esta población joven y sana, que confirma asociaciones similares observadas en estudios realizados en pacientes (es decir, en personas seleccionadas en centros de salud). 
Esta asociación entre el SED-H y los síntomas gastrointestinales está influenciada o “contaminada” en parte por factores autonómicos (relacionados con el sistema nervioso autónomo), pero no por síntomas somáticos (que influencian la asociación en los estudios realizados en pacientes), y esto requiere investigaciones adicionales.
Aunque las personas con SED-H tienen más síntomas gastrointestinales, autonómicos y somáticos, su calidad de vida es buena en este estadio temprano. Esto destaca la importancia de una identificación temprana de las personas cuando ellas acceden al sistema de salud, ya que pueden representar un grupo propenso a desarrollar síntomas más severos, y que por ello requerirán de un manejo multidisciplinario, que potencialmente puede preservar su calidad de vida en este estadio.
Además, la identificación de un fenotipo (es decir, la expresión física de una enfermedad genética subyacente) que podría estar predispuesto a desarrollar síntomas gastrointestinales, autonómicos y somáticos, puede ayudar en la investigación del origen de los síndromes somáticos funcionales, que se esfuerza por identificar el origen subyacente de estos trastornos crónicos y debilitantes.

Resumen en castellano: Ale Guasp, blog Genéticamente Incorrecta 

Referencias bibliográficas:

(1) Bulbena A, Gago J, Pailhez G, Sperry L, Fullana MA, Vilarroya O. Joint hypermobility syndrome is a risk factor trait for anxiety disorders: a 15- year follow-up cohort study. Gen Hosp Psychiatry. 2011;33:363–370.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario